La diferencia entre tener o no acolchado en los árboles.

Cada vez que voy a ver los árboles estoy más contento de haber echado paja para crear un acolchado que conserve al máximo la humedad de la tierra, sobre todo en  los árboles más pequeños. Estamos en primavera, y el tiempo es cambiante. No vivo en una zona de muchas lluvias, pero alguna ha caido ya. Los veranos son largos y secos aquí. Aunque hace tiempo que sabía de la conveniencia del acolchado, debo decir que ha sido esta vez la que me ha hecho experimentar la diferencia: cuando el resto del terreno vuelve a estar seco y con grietas, si abro un poco la paja y toco el suelo de debajo, sigo notando la humedad de las lluvias pasadas, incluso una semana después de haber llovido y aunque no haya llovido mucha cantidad (5 litros m2 la última vez).

Gracias a este paso, me siento mucho más positivo de cara a los dos meses en los que normalmente no llueve. No quiere decir que no deba regar, pero al menos sé que toda gota utilizada para regadío se aprovechará al máximo y no será necesario echar más agua de la necesaria, algo que también es de importancia en la zona tan seca en donde está el terreno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s